Evangelizar en Internet

 

¿Quieres alcanzar a más personas con el Evangelio?

¡Ya está disponible “EVANGELIZAR EN INTERNET”!

La Gran Comisión de nuestro Señor nos insta a llevar su mensaje de salvación a cada criatura.

Empezando por nuestro propio barrio, y hasta lo último del planeta, tenemos una misión esencial que cumplir, y para ello debemos apoyar nuestra labor personal con todas las herramientas a nuestro alcance.

Quienes nos han precedido no dudaron en usar cada avance técnico que caía en sus manos. El papel, la imprenta, la radio, la televisión, todos han sido usados de forma intensiva para ayudar en la expansión del Evangelio, para ayudar en la tarea de llevar a cada alma el conocimiento de nuestro Señor.

Y ahora Dios ha puesto en nuestra manos Internet.

Un medio que abre unas posibilidades inconcebibles hace apenas 20 años.

Cualquiera con un smartphone tiene en su bolsillo una imprenta, una emisora de radio o un canal de televisión. Y todo ello con un alcance global.

Pero hay que saber usarlos bien para que el mensaje que intentamos transmitir llegue con precisión y limpieza.

Por ello, al igual que nuestros antecesores tuvieron que prepararse para hacer un trabajo digno con cada uno de aquellos nuevos medios de su tiempo, nosotros tenemos el deber de prepararnos para hacer un trabajo digno entre quienes nos rodean.

Con ese objetivo ha nacido el libro “Evangelizar en Internet“, la guía imprescindible que te ayudará a potenciar tu trabajo evangelístico y la presencia de tu Iglesia o Ministerio en Internet.

Un manual en el que encontrarás una visión práctica de cómo funciona el mundo de Internet, de sus posibilidades y condicionantes, y en el que obtendrás pautas que te facilitarán incrementar el alcance e impacto de tus acciones de evangelización y llegar a más personas con el Evangelio.

Y todo ello en un solo volumen.

En él he condensado mis años de experiencia como consultor profesional de Internet para que tú puedas hacer una labor mucho más eficaz y profesional al utilizar la red para la expansión del Evangelio.

En sus páginas te muestro los principios básicos, los tipos de contenidos que debes generar para ser relevante en una sociedad de vive en oscuridad y algunos consejos que te harán el trabajo mucho más sencillo.

 

“Evangelizar en Internet” es una obra de utilidad para difundir el Evangelio en el mundo digital.

Entre otras cosas aprenderás a:

  • Crear un sitio web con contenido de alto impacto.
  • Escribir los artículos para que sean eficaces.
  • Gestionar las críticas evitando que se conviertan en un problema global.
  • Crear vídeos que marquen a tus visitantes.
  • Viralizar tus contenidos en las diferentes redes sociales.
  • Y otras muchas más cuestiones en sus 170 páginas.

Consigue tu libro en tu tienda Amazon y empieza a aprovechar todas las herramientas que Internet pone a nuestra disposición para compartir el Evangelio.

Visita la página de Amazon y echa un vistazo al contenido del libro

Opiniones de lectores

“Excelente. Buen y necesario libro. Enhorabuena al autor por esta obra que capacita para hacer la misión en este mundo tan comunicado.” (Raul)
“Muy interesante. El libro se ajusta a las expectativas que tenía y cumple perfectamente el propósito del mismo. Buen libro y recomendable.” (Jesús C.)
“Primera lectura para los nuevos misioneros digitales… Son de particular ayuda los diez capítulos dedicados a la creación de contenidos.” (Vladimir L.)

Un Pasaje del Libro

Para empezar quiero dejarte las cosas bien claras, si esperabas que te dijera que Internet es “LA HERRAMIENTA DEFINITIVA” para la evangelización lo siento, pero no es así. Internet sí es una gran herramienta para ayudar a la expansión del Evangelio, e incluso un entorno en el que evangelizar. Sin embargo, como ocurre con todas las herramientas, la grandeza de la obra obtenida no depende de ella, sino de la habilidad del artesano que la maneja. En este caso, no hay sustituto para una vida de santidad y llena del Espíritu Santo.

Dicho esto, y ahora sí, el Evangelio es comunicación. La Gran Comisión es un mandato para compartir la buena nueva con todas las personas, y la Iglesia ha sido pionera a la hora de aprovechar cualquier avance que facilitara dicha comunicación.

Tal es así, que a lo largo de la Historia la Iglesia ha utilizado todos los canales a su alcance para promover dicha expansión del evangelio. Desde cartas y pergaminos a programas radiales y televisión por satélite cualquier medio de comunicación es susceptible de poder ser utilizado para transmitir el glorioso mensaje del Evangelio.

Por ello, hemos aprendido a dominarlos y a emplearlos para la expansión del Cristianismo, si bien algunos estaban reservados a grandes grupos u organizaciones debido a su coste.

Sin embargo, buena parte de estos métodos tradicionales de compartir el evangelio están perdiendo capacidad de alcance. Por aportar un dato, el consumo de televisión está cayendo en buena parte de los rangos de edad y sólo crece algo entre los mayores de 65 años. Y ocurre porque algo está transformando el mundo de la comunicación: Internet.

La Red es el medio de comunicación que más está creciendo, y lo hace porque, en realidad, es mucho más que un medio de comunicación, es un medio de relación.

Internet no solo ha revolucionado la forma en que nos comunicamos, también está modificando la forma en que nos relacionamos, trabajamos o, incluso, vivimos los momentos más íntimos.

Esto ha llevado a cambios profundos en la forma en la que las personas se acercan a Internet. Para muchos, es cierto, Internet se ha convertido en una especie de agujero negro que absorbe su vida y su tiempo, sin embargo, para otros muchos, Internet se ha convertido en el último asidero de esperanza.

A tal punto llega esto que, en el mundo profesional de Internet, se hace la broma de llamar “San Google” al famoso buscador, ya que ahora “se le hacen preguntas al buscador que antes se hacían a los confesores”.

Preguntas del tipo “¿Qué hago con mi vida? ¿Dónde puedo encontrar amor? ¿Cómo conseguir alcanzar paz?”, y otras muchas similares, llegan al buscador cada minuto, y para muchas de ellas no hay una respuesta bíblica indexada, y las necesitan. Por eso, es imperativo que nos acerquemos a estas personas, creando esas respuestas que traerán luz a sus vidas y haciendo un buen trabajo para que sean indexadas en los primeros lugares…

Foto de portada del libro por Denys Nevozhai en Unsplash

Fondo de la imagen destacada por Fredrik Öhlander en Unsplash

A %d blogueros les gusta esto: