«Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien» (Josué 1:8).

 

Josué tuvo una misión extraordinaria: dirigir al Pueblo de Israel en la reconquista de la Tierra Prometida.

Pero Dios no le ofreció, como a Salomón, la posibilidd de solicitar algún don que le ayudara.

Sin embargo, Él le dio algo mejor, le dio una promesa: Llevaría adelante su misión siempre que mantuviera la Palabra de Dios como su guía, como su libro de cabecera.

Josué iba a encontrar en el Libro luz, sabiduría y dirección para poder cumplir con su llamado.

Y esto mismo se aplica a nosotros.

Por ello, si quieres desarrollar el plan de Dios para tu vida ten cerca tu Biblia.

Aplica sus principios, busca en ella más de Dios, y vívela cada día.

Y verás como el plan de Dios se hace realidad en tu vida, a pesar de la oposición de nuestro adversario.

 

Fotografía de portada por Ben White en Unsplash

 

A %d blogueros les gusta esto: