“Mas a Dios gracias, el cual nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús, y por medio de nosotros manifiesta en todo lugar el olor de su conocimiento” (2ª de Corintios 2:14).

A pesar de su rotundidad, la Biblia es un libro muy mal interpretado en algunas de sus afirmaciones.

Unas veces por desconocimiento, y otras por intereses espurios.

Cuando la Biblia nos dice que somos “más que vencedores en Cristo”, o que Dios nos lleva “en triunfo en Cristo Jesús” no está afirmando que la vida del cristiano vaya a ser fácil.

Solo afirma que, si confiamos y luchamos, en Cristo obtendremos la victoria sobre las circunstancias.

Daniel fue librado de los leones del foso y Esteban murió a manos de una turba asesina, pero ambos pudieron percibir la presencia de Dios a su lado.

La vida del cristiano es una vida de lucha, y luchar supone pasar malos momentos, sufrir heridas e, incluso, sentirse solo y abatido.

Sin embargo, cuando en esos momentos miramos a Dios podemos comprobar que no se ha movido ni un ápice de nuestro lado.

Que Dios sigue siendo nuestra ayuda y fortaleza.

Por ello, cuando sientas que crecen las dudas y el temor en tu interior, busca sus fuerzas, derrama tus miedos y angustias ante Él y espera en Dios.

Porque, con Cristo, tras la lucha siempre obtendrás la victoria.

 

Imagen de portada por  Jeremy Perkins en Unsplash

A %d blogueros les gusta esto: