“Jesús lloró” (Juan 11:35)

Existe una corriente, cada vez más fuerte entre los cristianos, de ver con malos ojos expresiones de tristeza en otros cristianos.

Afirman, erróneamente, que un creyente siempre debe estar alegre y que no puede expresar tristeza o desazón.

Se ve que este pasaje de Juan, u otros como el del huerto de Getsemaní o el de la crucifixión de nuestro Señor, no están en sus Biblias.

Es como pretender que ser cristiano eliminase nuestra capacidad de percibir el dolor, propio o ajeno, y nos hiciera insensible ante él.

O incluso, temen que manifestar tristeza o cansancio les pueda atraer los males multiplicados.

Sin embargo, la Biblia nos muestra que Jesús lloró ante el dolor del ser humano, nos muestra que Jesús tuvo hambre o que Jesús tuvo tristeza “hasta la muerte” (Mateo 26:38).

Jesús nunca dejó de reconocer sus sentimientos o emociones, pero no dejó que ellos gobernaran su vida ni sus decisiones.

Ni la euforia lo iba a impulsar ni la tristeza a frenar. Ni siquiera la ira en el Templo le llevó a agredir a nadie, sino que se limitó a expulsar a quienes no debía estar allí y volcar las mesas de los negocios.

Lo que guiaba su vida era la Palabra de Dios, la obediencia a la voluntad de Dios, la obra que me diste para hacer he hecho” (Juan 17:4).

Por eso, una de sus últimas instrucciones fue: En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo” (Juan 16:33).

 

Fotografía de portada por Luis Galvez en Unsplash

 

 

A %d blogueros les gusta esto: