“Un Señor, una fe, un bautismo, un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos” (Efesios 4:5-6)

Es triste comprobar con cuanta frecuencia encontramos familias que, por decisión propia, apenas se ven, y que cuando lo hacen casi siempre es por obligación.

Pero aún más doloroso es que esto ocurra en el seno de la Iglesia. Y tanto en su vertiente local, como en la denominacional o en la interdenominacional.

Descalificaciones o separaciones motivadas no por temas doctrinales serios sino, la mayoría de las veces, por cuestiones menores.

Se organizan grandes eventos para intentar conseguir reunir a unos pocos. Pero se enfrenta el problema de acabar teniendo solo “relaciones de congreso”.

Y con el riesgo añadido de acabar discutiendo por nimiedades.

Si Pablo echara un vistazo a algunas congregaciones de hoy tendría argumentos más que sobrados para volver a escribir la introducción a 1ª de Corintios:

Porque he sido informado acerca de vosotros, hermanos míos, por los de Cloé, que hay entre vosotros contiendas. Quiero decir, que cada uno de vosotros dice: Yo soy de Pablo; y yo de Apolos; y yo de Cefas; y yo de Cristo.  ¿Acaso está dividido Cristo? ¿Fue crucificado Pablo por vosotros? ¿O fuisteis bautizados en el nombre de Pablo? (1ª de Corintios 1:11-13).

Pablo nos recuerda que todos los verdaderos creyentes formamos parte de un mismo Cuerpo. Tenemos un mismo Padre, y fuimos rescatados por un mismo sacrificio.

Todos somos miembros, quizá diferentes y con funciones distintas, pero necesitados los unos de los otros.

Porque sin tu hermano, o sin ti, el Cuerpo de Cristo no está completo, y toda la obra de Dios pierde.

 

Nos vemos

¿Me ayudas a compartirlo?

Fotografía de portada por Matt Botsford en Unsplash

A %d blogueros les gusta esto: